Los empleados, los clientes y la influencia de las compañías, reconociendo que la comunicación hoy es más importante que nunca. 

● Empleados

“Una empresa vale lo que valen sus empleados” Esta frase resume la importancia de gestionar la alineación interna y de activar la organización desde dentro. Por eso mismo se destacaba que las compañías deben aspirar a convertir a los empleados en embajadores e incluso activistas de la marca. ¿Cómo? A través de tres puntos fundamentales:

  1. Trabajando con valores reales y profundos.
  2. Recompensando el cumplimiento del propósito.
  3. Contando con buenos líderes.

● Clientes

El marketing Be2Me es la nueva tendencia en este campo, y es que en el fondo, por obvio que parezca, todo se resume en tratar a los clientes como personas y no solamente como consumidores: poner al ciudadano como centro. Partiendo de esa base, ¿cuáles son las claves para lograr engagement?

  1. Conseguir que se reconozcan en la marca: no quieren un referente frente al que arrodillarse sino un vínculo y una conexión emocional.
  2. Fomentar que se impliquen en el proceso y trabajar la experiencia del cliente en su conjunto.
  3. Para conseguir los puntos anteriores se debe personalizar el mensaje: comprender a cada público y dirigirse a ellos según lo que esperan y demandan.

Para llevarlo a cabo la compañía debe adaptarse a los cambios sociales: la globalización y la importancia de lo local para conectar con el público, el aumento de público urbano y los cambios que genera en los ciudadanos, el nuevo ecosistema tecnológico con las necesidades y problemas que ha creado y, cómo no, el surgimiento de nuevos públicos como la Generación Z. Un grupo de población que conecta con las empresas que consideran auténticas, coherentes, bondadosas y empáticas, y que reafirma el impacto que tiene la RSC en la reputación (afectando hasta un 43,5% de la reputación):

  • La reputación motiva comportamientos positivos hacia la marca: recomendación, comprar, etc.
  • Para conseguirla obliga a navegar en la economía del propósito: la responsabilidad, el diálogo y la transparencia son clave en una organización hoy en día.
  • Sin embargo, para convencer al público deben medirse los resultados: los KPIs y la medición de intangibles se están convirtiendo en un tema central.

● Influencia

La importancia de la responsabilidad empresarial también está directamente vinculada a que las empresas busquen impacto positivo e influencia más allá de su cadena de valor. “Solo eres influyente si eres útil” aseguraban en el congreso. Útil para una sociedad cada vez más madura, curiosa, exigente y empoderada, que califica la bondad intrínseca de las organizaciones como un deber y no una diferenciación opcional por la que pagarían más. Por eso mismo las marcas deben humanizarse aspirando a solucionar todo tipo problemas sociales. Esta es la clave para que los ciudadanos conecten con las organizaciones y confíen en ellas.

Recuerde: las marcas deben humanizarse, enfocarse en el ciudadano y en los problemas sociales que les preocupan. Y este proceso debe gestionarse desde dentro hacia afuera, partiendo de sus empleados, continuar con los clientes y concluir generando impacto positivo más allá de su propia cadena de valor; siguiendo así los tres temas centrales que hemos tratado.

Leave Comment