El mercado de las comunicaciones y sus necesidades

Compartir.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El mercado de las comunicaciones y sus necesidades.
Generando valor a la comunicación social.

La COMUNICACIÓN constituye una arena privilegiada para la INTERACCIÓN social mediada, la confrontación política y la EXPRESIÓN de diversos horizontes culturales y de identidad.
En el plano de la política la comunicación DEJÓ DE SER definida como un instrumento que sirve para efectivizar campañas, sugerir estados de ánimo y garantizar el voto, para PASAR A convertirse en la INFRAESTRUCTURA FUNCIONAL que los políticos utilizan para comunicarse con el público y desarrollar su actividad.
Los medios de comunicación han dejado de ser un mero canal, para convertirse en COPRODUCTORES de mensajes políticos.
En el plano económico, la comunicación no sólo se pone al servicio de la activación del mercado a través de la publicidad, sino que la informática y las telecomunicaciones devienen en industrias preferenciales.
TRANSFORMAN cualitativamente las RELACIONES de trabajo y FAVORECEN la fragmentación de las audiencias, afectando además los centros de DECISIÓN y CONTROL.
El ESPACIO PÚBLICO de la vida sigue constituyendo un LUGAR de conflicto y pugna, donde se JUEGAN las posibilidades de una sociedad civil y de la democratización. ESE ES EL ESPACIO PREFERIDO DEL COMUNICADOR.
En el campo cultural los medios masivos compiten con la escuela en tanto PROPONEN otro tipo de INTERRELACIÓN con los educandos y la ilusión de la modernidad a través del acceso a la tecnología.
Pese a la trascendencia del campo antes descrito, la comunicación social y el comunicador NO TIENEN en nuestras sociedades un RECONOCIMIENTO ABSOLUTO, dada la escasa tradición académica.
Existe un campo de trabajo profesional, particularmente en COMUNICACIÓN ORGANIZACIONAL y COMUNICACIÓN PARA EL DESARROLLO, y que es importante EXPLORAR otros en los que aún no se ha incursionado.
Y es que el campo de la COMUNICACIÓN en el cual SE EXPRESAN las demandas sociales y del mercado, exige un PROFESIONAL que sea capaz de ORGANIZAR, OPERAR, DISEÑAR, PROGRAMAR. De lo que se trata entonces, es de una cuestión de status, de oficio de un intelectual de la comunicación social, cuyo nivel de conocimiento y habilidades es coherente, en tanto que tal nivel con el de un médico, un ingeniero, un arquitecto, un sociólogo, etc.
El status de inferioridad que se le reconoce al comunicador social en América Latina se debe, a la INCAPACIDAD endémica que el comunicador social tiene para planificar, para diseñar estrategias, para proyectar en definitiva su oficio con PROPÓSITOS y OBJETIVOS y MÉTODOS y CAPACIDAD de evaluar en tareas de corto, medio y largo plazo y en una labor inter y multidisciplinaria con otros profesionales.
El COMUNICADOR SOCIAL debe asumir su ROL como INTELECTUAL y trabajar en su campo con la ACTITUD COMPRENSIVA que permita darle contexto político y cultural a su ejercicio profesional.
Es importante precisar que el mercado no está buscando en realidad «un práctico», pues para esos menesteres no le faltan candidatos.
La tarea básica del COMUNICADOR INTELECTUAL es la de luchar contra el acoso del inmediatismo y el fetiche de la actualidad poniendo contexto histórico, «profundidad» y una distancia crítica que le permita COMPRENDER y HACER COMPRENDER a los demás el sentido y el valor de las TRANSFORMACIONES que estamos viviendo.

Compartir.Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Acerca de Ronaldgp

Ronald Guevara Pérez, Comunicador Social. Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Magister en Marketing integral y Gestión Comercial. Consultor y asesor en Gestión de Comunicacion integral OFF y ON line.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *